domingo, 10 de febrero de 2013

Bonos

¿Qué son los bonos? 
Los bonos y obligaciones son productos de inversión consistentes en la compra de deuda, ya sea pública o privada, con el fin de obtener rentabilidad. Los emisores de este tipo de deuda pueden ser organismos de todo tipo. Los hay públicos, como los propios Estados, que emiten deuda en forma de letras del Tesoro, bonos y obligaciones en función del plazo, pero también los hay privados, como la deuda bancaria, que son los bonos que emiten las entidades financieras. 

No hay que confundir este tipo de productos con los depósitos, ya que se trata de inversiones de mayor riesgo garantizadas sólo por el organismo emisor y con una liquidez sometida al mercado secundario. Esto quiere decir que, en caso de quiebra, el Fondo de Garantía de Depósitos no cubre los bonos, y que si queremos recuperar la inversión antes de acabar el plazo pactado los tendremos que vender en el mercado secundario, con la posible pérdida de capital que eso implica. 

Tipos de bonos 
Podemos dividir los bonos y obligaciones en función de varios criterios. 

Si hablamos de deuda pública del Estado (la más común), podemos encontrar el mismo tipo de producto (bonos/obligaciones), pero que toma nombres distintos en función del plazo: 
  • Letras del Tesoro. Es la deuda de menor plazo, entre 3 y 18 meses 
  • Bonos del Estado. Tiene un plazo medio, entre 2 y 5 años 
  • Obligaciones del Estado. Es la deuda pública de más largo plazo, entre 10 y 30 años 
Entre la deuda pública se puede encontrar todo tipo de bonos, como los llamados “bonos patrióticos”, que son deuda de las comunidades autónomas colocada entre emisores particulares, o bonos de organismos públicos como el FROB. 

En cuanto a la deuda privada, la más común es la deuda bancaria, es decir, bonos y obligaciones que emiten las entidades financieras con el fin de captar liquidez a cambio de ofrecer una rentabilidad durante un plazo determinado. 

Podemos hablar de distintos tipos de bonos en función de su calidad, es decir, de su posición en el orden de prelación. Estos son los más comunes que podemos encontrar: 
  • Bonos Senior. Es deuda de alta calidad. Para hacernos una idea, en caso de quiebra se pagaría antes que las obligaciones subordinadas o las preferentes, pero después de los depósitos y pagarés  
  • Obligaciones subordinadas. Es deuda de menos calidad. En caso de quiebra se pagaría antes de las participaciones preferentes o las acciones, pero después de los bonos senior 
  • Las participaciones preferentes, cuotas participativas y demás merecen una mención aparte por su riesgo y su condición de perpetuidad. 

¿Invertir en bonos?
A la hora de plantearnos si queremos invertir en bonos debemos de conocer perfectamente el producto (si no es así, es más recomendable invertir en Depósitos). 

Por otra parte hay que tener en cuenta la disponibilidad del dinero: los bonos y pagarés tienen una liquidez muy baja, ya que para recuperar la inversión tienen que venderse en un mercado secundario y es posible perder capital. (si no tenemos claro si vamos a necesitar el dinero antes del vencimiento del bono).

Por último hay que tener en cuenta nuestro perfil de inversor y hay que fijarse principalmente en una cosa: nuestra tolerancia al riesgo. Si creemos que somos capaces de arriesgar parte o la totalidad de nuestro capital para obtener una mayor rentabilidad, podemos optar por los bonos (siempre que haya ofertas interesantes). De lo contrario, una vez más, se recomineda de nuevo invertir en depósitos.

Tributación de los bonos
El importe de los intereses percibidos -cupón- tiene la consideración de rendimiento de capital mobiliario del ejercicio en que se perciben. Sobre este rendimiento se aplica retención a cuenta del IRPF (21% en España). 

Gastos asociados
Muchas veces nos guiamos únicamente por la rentabilidad de los bonos, pero debemos de tener en cuenta los gastos asociados:
  • Comisión por compra/venta
  • Comisión de custodia
  • Comisión cobro cupón

Es recomendable fijarnos en la T.I.R de la inversión incluyendo los gastos asociados a la inversión. Una cosa es el interés nominal del bono y otra la T.I.R. que es la rentabilidad real.

Recomendación personal
Cuando tenemos una adversión al riesgo y preferimos evitar la renta variable, la inversión en bonos es una alternativa que puede llegar a ser recomendable, sobre todo tras la reducción de la rentabilidad de los depósitos a plazo. Si a eso le añadimos que con el aumento de la prima de riesgo en España la rentabilidad de estos productos es más elevada (pero con más riesgo también) este producto se configura en una buena alternativa de inversión.

Hay que tener en cuenta que a priori sólo tenemos en garantizada la rentabilidad si mantenemos la inversión hasta su vencimiento. Si lo tratamos de vender en el mercado secundario antes de su fecha de vencimiento podemos perder parte de lo invertido. 

Por tanto, sólo recomiendo este producto si:
  • Conocemos este producto, sobre todo si pensamos en deuda privada (particularmente recomiendo deuda pública, preferentemente estatal)
  • No vamos a necesitar el dinero antes del vencimiento
  • No tenemos que se puedan producir quitas (Ojo a esta noticia)
  • Tenemos controlados los costes asociados a este producto. Gran parte de la rentabilidad se ve reducida por los gastos de comisiones del intermediario (normalmente una entidad financiera). Recomiendo la inversión con cuentas directas.

Para más información recomiendo repasar la web del Tesoro Público.

Fuente:

lunes, 16 de julio de 2012

Los ETFs

¿Qué son los ETF? 

Los ETF (siglas que responden a la expresión inglesa Exchange-Traded-Funds) pueden traducirse en castellano como Fondos de Inversión Mobiliaria que cotizan en bolsa. No son, por tanto, fondos de inversión tradicionales, sino que se trata de fondos que se negocian en el parqué como las acciones.

De hecho, su principal peculiaridad es que se pueden comprar y vender en el día, como si de una acción se tratase. Es decir, el inversor puede invertir con la misma facilidad en la acción de Telefónica o Santander que en un fondo ETF. 

De momento la oferta de ETF es limitada y los comercializan pocas entidades. No obstante, como se trata de un producto que cotiza en bolsa, se puede contratar a través de cualquier intermediario financiero español o entidad que preste servicios de inversión (sociedades y agencias de valores, brokers on-line...) 

El objetivo fundamental de los ETF es replicar a un índice, es decir, reproducir de la forma más aproximada posible la evolución que tiene un determinado indicador bursátil. Por lo tanto, se convierten en la opción más atractiva para invertir en mercados lejanos de difícil acceso para el inversor particular. (Paises emergentes, Asia, Países del Este, etc)

Como con las acciones, el precio de los ETF varía continuamente a lo largo del día, en función de la oferta y la demanda. El inversor los podrá vender cuando desee, durante el período de negociación de la bolsa de valores en la que estén cotizando, dando la orden de venta a su intermediario financiero.

Tipos de ETF's
  • ETF´s referenciados a índices bursátiles globales
  • ETF´s referenciados a índices bursátiles de países individuales
  • ETF´s referenciados a índices bursátiles sectoriales
  • ETF´s referenciados a índices de renta fija
  • ETF´s sobre índices de materias primas
  • ETF´s que permiten exposición a distintos estilos de gestión, capitalizaciones, dividendos, etc
  • ETF´s referenciados a índices bursátiles globales
  • ETF´s referenciados al mercado inmobiliario
  • ETF´s de índices con opciones
El coste de los ETF 

El precio que se paga por adquirir una participación en un fondo ETF depende de la valoración que haga cada gestora. Además, hay que tener en cuenta una serie de gastos asociados. Por ejemplo, todos estos fondos aplican una comisión de gestión que oscila entre el 0,15 y el 0,5%. Son, por tanto, más bajas que las que cobran los fondos tradicionales, que de media rondan el 1,2%. 

Como se trata de un producto que cotiza en bolsa, el inversor particular también tendrá que hacer frente a la comisión de corretaje que le imponga el intermediario que le venderá su participación en el fondo ETF. 


¿Cuánto se gana con un ETF? 

Antes de invertir en un ETF conviene mirar las perspectivas de rentabilidad que presenta el mercado en concreto en el que se desee invertir. Al tratarse de un producto cotizado, nunca se conocerán de antemano las ganancias que puede conseguir un inversor. De hecho, como ocurre con las acciones, los ETF pueden dar ganancias o pérdidas, según sea su evolución. Se trata, por tanto, de un producto de riesgo, no adecuado para los ahorradores más conservadores, que no quieran correr riesgos con su dinero. 

En este sentido, los ETF que invierten en mercados emergentes se presentan como una oportunidad de inversión para los inversores más agresivos, ya que las expectativas de crecimiento de estas economías siguen siendo muy positivas. 


Objetivos de los ETF

El objetivo de los ETF es: 
  1. obtener el rendimiento de algún índice
  2. con la liquidez y transparencia que proporciona su cotización en el mercado
  3. con los menores costes y la máxima exactitud posible. 

Ventajas de los ETF 

Ventajas de los ETF respecto a los fondos de inversión:
  • Comisiones muy bajas derivadas de los bajos costes de transacción. (Ojo, que puede haber ETF “caros”)
  • Cotización en mercado, podemos comprar a un precio determinado mediante una orden limitada o podemos comprar al precio a que esté en el momento de tomar la decisión de hacerlo. Con fondos lo haremos al precio de cierre. 
  • Ajuste a la tendencia general del mercado. 

Ventajas de los ETF respecto a la gestión individual:
  • Diversificación, aspecto clave en la gestión del riesgo.  


Inconvenientes de los ETF 

Inconvenientes de los ETF respecto a los fondos de inversión
  • Costes adicionales derivados de las comisiones de compra, venta y custodia. Hay que balancearlos con el diferencial de comisiones del fondo. También un fondo puede aplicar comisiones de suscripción y reembolso, que equivaldrían a las de compra y venta del ETF. 
  • Fiscalidad más desfavorable debido a la figura de los “traspasos” que permite diferir la tributación en los fondos de inversión mientras no se reembolsen. 

Inconvenientes de los ETF respecto a la gestión individual: 
  • Dificultad para ajustar el perfil de inversión buscado al objetivo individual perseguido.

Fiscalidad de los ETF


Las ganancias y pérdidas patrimoniales no están sometidas a retención y se calculan como la diferencia entre el valor de transmisión (minorado de los gastos) y el valor de adquisición (más gastos).
Los dividendos tienen consideración de rendimiento de capital mobiliario y están sometidos a retención.


¿Cuáles son los mejores ETFs corrientes en la actualidad?
Pulsa aquí para conocer los mejores ETFs que hay en la actualidad.


Fuente: 

martes, 13 de marzo de 2012

Cuentas corrientes


¿Qué son las cuentas corrientes?
Es un contrato bancario por el que el titular ingresa fondos, que puede aumentar, disminuir o retirar cuando lo desee. La entidad está obligada a devolver el efectivo y al instante (total liquidez).

Suele llevar aparejado otros productos o servicios como tarjetas de crédito o débito y suele permitir la domiciliación de recibos. Generalmente es necesario para ser asociado a otros productos de inversión.

Especial interés tienen las cuentas corrientes de bancos o entidades on line ya que suelen ofrecer rentabilidades superiores, y en contra de lo que sucede con las entidades tradicionales no suelen aplicar comisiones.

Hay que tener especial cuidado con las cuentas cuando ya no se van a utilizar más, siendo lo más aconsejable que se cancelen, ya que los bancos cobrarán comisiones por el mantenimiento del mismo, pudiendo llegar a originar un descubierto en la cuenta que devengue más comisiones por saldos descubiertos.

¿Cómo se contrata un depósito a plazo fijo?
Para su contratación tan sólo tenemos que abrir una cuenta, donde se deposita el dinero y se especifican todas las características de la operación. No suele haber importes mínimos para su contratación.

¿Qué comisiones o gastos tienen los depósitos a plazo fijo?
El principal gasto asociado a las cuentas corrientes son las comisiones de mantenimiento y administración de cuenta, que se cobran por el mero hecho de tener aperturada una cuenta y por las gestiones asociadas a la misma.

Igualmente hay ocasiones en que cobran por apuntes realizados en la cuenta.

Todo este tipo de comisiones ha sufrido unos importantes incrementos en los úlitimos años. Como se ha indicado anteriormente las cuentas corrientes de los bancos "online" no suelen tener comisiones asociadas a este tipo de productos.

Como siempre indico, es recomendable informarse bien de las posibles comisiones y negociarlas.

¿Qué riesgos hay con los depósitos a plazo fijo?
Es una inversión sencilla para personas con una alta adversión al riesgo (conservadores), aunque, dada la baja rentabilidad de este tipo de productos, más que un instrumento de inversión, es más bien un lugar donde mantener la liquidez.

Además cuentan con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, que tiene por objeto garantizar los depósitos en dinero y en valores u otros instrumentos financieros constituidos en las entidades de crédito, con el límite de 100.000 euros para los depósitos en dinero.

¿Qué tratamiento fiscal tienen los depósitos a plazo fijo?
La fiscalidad de estos productos desde el 1 de enero de 2012 es la siguiente:
  • Retención a cuenta del 21% para los primeros 6.000 euros de rentabilidad
  • Retención a cuenta del 25% para una la rentabilidad entre 6.000 y 24.000 euros
  • Retención a cuenta del 27% a para la rentabilidad a partir de 24.000 euros.

¿Cuáles son las mejores cuentas corrientes en la actualidad?
Pulsa aquí para conocer los mejores cuentas corrientes que hay en la actualidad.

Mi opinión acerca de este producto:
Como he indicado es, más que un instrumento de inversión, una forma de gestionar nuestra liquidez y además suele ser necesario para asociar la cuenta a otros productos de inversión. Dado que no suelen ofrecer una rentabilidad muy elevada, es muy importante fijarse en las comisiones. Por ello, yo recomiendo los bancos online, como ING, que no cargan ningún tipo de comisión a la cuenta corriente.


domingo, 13 de noviembre de 2011

Los fondos de inversión


Un fondo de inversión es un patrimonio integrado por aportaciones de múltiples inversores, cuyos derechos de propiedad se representan mediante un certificado de participación. La gestión de este fondo es realizada por una sociedad gestora que posee facultades de dominio sin ser propietaria del fondo y una entidad depositaria que tiene a su disposición los valores y el dinero integrantes del Fondo.

Tipos de fondos de inversión según la vocación inversora del fondo
  • Fondos monetarios (FIAMM): invierten en activos financieros a corto plazo del mercado monetario como letras del tesoro o repos. Tienen elevada liquidez.
  • Fondos de Renta Fija: invierten en la renta fija, compuesta por obligaciones, bonos, letras, pagarés, etc. La evolución del valor de estos fondos depende fundamentalmente de la evolución de los tipos de interés. La premisa es que a mayor plazo de los activos, mayor rentabilidad potencial, aunque asumiendo mayor riesgo.
  • Fondos de Renta Variable: invierte la mayor parte en renta variable (acciones). Se puede dividir dependiendo de los mercados donde invierten (Europa, emergentes, etc), según los mercados de actividad (tecnológico, telecomunicaciones) o según otras características de las empresas.
  • Fondos Mixtos: un mix de los dos anteriores. Invierten en renta fija y renta variable
  • Fondos Globales: no tienen definida con precisión su política de inversión. Tienen la libertad de no fijar de antemano en los activos donde invertirán, ni la moneda de los mismos, ni el mercado geográfico. Por ende, hay algunos con alta exposición al riesgo.
  • Fondos Garantizados: aseguran la recuperación del capital inicial más una rentabilidad fija o variable a una determinada fecha.
  • Fondos de fondos: destinan un porcentaje superior al 50% a la adquisición de participaciones en otros fondos de inversión.
  • Otros fondos, de naturaleza más complejacomo los Hedge Funds, ETFs o Fondos inmobiliarios.

Ventajas de los fondos de inversión
  • Liquidez: El reembolso de los fondos de inversión se debe de hacer efectivo en un plazo máximo de tres días.
  • Diversificación: Nuestra inversión participa en la inversión en diversos activos financieros que forman el fondo.
  • Reinversión: La mayoría de los fondos de España son de capitalización. Es decir, las plusvalías y los ingresos por cobros de intereses o dividendos se reinvierten en el fondo.
  • Flexibilidad: Existe una gran flexibilidad a la hora de realizar aportaciones o reembolsos de los fondos. Hay que tener en cuenta el importe mínimo que se debe de aportar para un fondo y que en muchos casos es mínimo (a partir de 6 euros, aunque hay los que piden importes mínimos de hasta 50.000 euros).


Comisiones de los fondos de inversión
  • Comisión de gestión: Esta comisión es cobrada por todos los fondos de inversión, y se cobra a cuenta de la gestión del fondo.
  • Comisión de custodia: Esta comisión, al igual que la anterior, es cobrada por todos los fondos, y se calcula en función del importe invertido.
  • Comisión de suscripción: Se cobra por haber suscrito la participación en el fondo. No la cobran todas las entidades.
  • Comisión de reembolso: Se aplica cuando se devuelve el patrimonio invertido. No la cobran todas las entidades.


Fiscalidad de los fondos de inversión

Venta o reembolso de fondos de inversión
Los fondos de inversión están exentos de tributación hasta el momento del reembolso. En el momento del reembolso, se aplicará una retención a cuenta del IRPF sobre las plusvalías que se obtengan, según la normativa fiscal vigente.

La diferencia entre el importe obtenido en el reembolso de participaciones y el satisfecho en la adquisición es una ganancia/pérdida patrimonial que se integrará en la base imponible del ahorro sobre la que se aplica el tipo de tributación, independientemente del plazo en el que se haya generado dicha ganancia/pérdida patrimonial (incluso si ha sido generada en un periodo inferior a un año).

Tributación a partir del 1 de enero de 2010 en territorio común:
  • 19% sobre los primeros 6.000 euros
  • 21% sobre el exceso

Traspaso de fondos
Para que un traspaso se pueda llevar a cabo, el titular de las participaciones no puede ser una sociedad o persona jurídica, ni una personas física sujeta al impuesto sobre la renta de no residentes.

La venta de participaciones no tributará cuando el importe obtenido de las mismas sea traspasado a otro fondo de inversión. Asimismo, las nuevas participaciones conservarán el valor y la fecha de compra de las que se hayan vendido. Puesto que la ley obliga a que las participaciones vendidas sean siempre las más antiguas, este tratamiento fiscal ofrece la posibilidad de gestionar activamente la fiscalidad de los fondos de inversión.


¿Cuáles son los mejores fondos de inversión?
Pulsa aquí para conocer los que mejor se han comportado en los últimos tiempos.

domingo, 6 de marzo de 2011

Los broker para operar en Bolsa


Una vez que decidimos invertir en Bolsa debemos de elegir un Broker para operar en la misma, para lo cual lo primero es fijarnos en las comisiones que nos van a cobrar por nuestra operativa y que puede ser muy variable de un broker a otro.

Las principales comisiones son:
  • Costes de intermediación: los que aplican la entidad o entidades intermediarias con las que opera el cliente. Las comisiones son libres y negociables.
  • Cánones de Bolsa: dependen del valor efectivo de la operación.
  • Comisión de custodia: comisiones de administración que la sociedad, agencia o banco donde esté abierta la cuenta de valores girará al inversor.
Por tanto hay comisiones fijas e inamovibles (que no dependen del broker que tengamos y que suponen un pago realizado a los organismos reguladores), que son los cánones de bolsa.

Por otro lado hay otras dos comisiones que son variables y negociables, y que son las que debemos de tener muy en cuenta cuando tratamos de elegir a un broker para operar en Bolsa: los costes de intermediación y la comisión de custodia. Estas pueden variar de manera significativa.

Por lo general las comisiones cobradas por los brokers que operan online suelen ser más bajas que las de las entidades financieras tradicionales

Hemos de tener en cuenta que seún el plazo que tratemos que mantener nuestra inversión pesará más una comisión u otra. Si nuestra inversión es a largo plazo la comisión de custodia deberá de tener una mayor ponderación en nuestra toma de decisión.

Por contra, si realizamos muchas transacciones a corto plazo, la comisión de intermediacion tendrá más importancia.

Debemos de tener en cuenta que los brokers ofrecen diferente tipo de comisiones según se compre en el mercado español (local) o del extranjero.

Particularente utilizo el Broker Naranja de ING ya que no tiene comisiones por custodia y lo costes por intermediación también son relativamente ventajosos, si bien, tiene el inconveniente de poder operar con un número de mercados más limitado.

Aquí se ofrece una comparativa de las condiciones de los brokers españoles.

Fuente: Rankia

domingo, 26 de septiembre de 2010

Los depósitos a plazo fijo

¿Qué son los depósitos a plazo fijo?
También llamados imposiciones a plazo fijo, se trata del depósito de una determinada cantidad de dinero durante un plazo determinado y, a cambio de una rentabilidad prefijada inicialmente.

Al concluir el periodo pactado la entidad de crédito devuelve al cliente el ahorro depositado y los intereses correspondientes.

Además de los depósitos con un interés fijo, existen los depósitos a interés creciente, que elevan su retribución con el paso del tiempo. En este último caso es aconsejable ver la T.A.E. del producto ya que nos muestra la rentabilidad media del mismo.

Generalmente la rentabilidad suele ser superior a las cuentas a la vista, a cambio de una menor liquidez. Normalmente existe la posibilidad (no siempre) de cancelar el depósito antes de la fecha de vencimiento aunque suele tener una penalización asociada aplicada por la entidad financiera.

¿Cómo se contrata un depósito a plazo fijo?
Para su contratación tan sólo tenemos que abrir una cuenta, donde se deposita el dinero y se especifican todas las características de la operación. Generalmente las entidades financieras establecen una inversión mínima.

A menudo es necesario abrir una cuenta de ahorro o corriente asociada al depósito donde se ingresarían los intereses y el capital una vez llegado su vencimiento.

En cuanto al plazo lo más habitual es hacerlo coincidir con fracciones del año, desde el mes hasta el año, o con múltiplos de año.

También se debe de detallar la frecuencia de liquidación de intereses y el tipo de interés aplicado. Hay qe tener cuidado de observar la T.A.E. de nuestra inversión ya que cuando se trata de depósitos de duración superior a un año podemos confundirnos con el tipo de interés acordado. Así por ejemplo, si contratamos un plazo a dos años al 5% con liquidación de intereses al vencimiento, ¿Cuánto cobramos?, ¿un 5% en total, o un 5% caa uno de los años? Si hablamos de T.A.E. esa confusión no se produce ya que ese tipo siempre hace referencia al año.

También es importante observar la T.A.E. el las imposiciones a plazo con interés creciente, donde la T.A.E. no indica la rentabilidad media de la inversión.

¿Qué comisiones o gastos tienen los depósitos a plazo fijo?
Aunque las entidades financieras tienen libertad para fijar las comisiones asociadas a este producto, este tipo de operaciones generalmente está exento de gastos, no hay comisiones a su contratación ni a su vencimiento. Sin embargo, y puesto que el pacto establece la no disponibilidad sobre el capital invertido hasta la fecha de vencimiento, si se produce una cancelación anticipada se generará una comisión.

Es recomendable informarse bien de las posibles comisiones y negociarlas.

¿Qué riesgos hay con los depósitos a plazo fijo?
Es una inversión sencilla y segura, muy recomendable para personas con una alta adversión al riesgo (conservadores).

Además cuentan con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, que tiene por objeto garantizar los depósitos en dinero y en valores u otros instrumentos financieros constituidos en las entidades de crédito, con el límite de 100.000 euros para los depósitos en dinero.

En cuanto al riesgo asociado a la rentabilidad, se trata de una operación donde los intereses que devenga se han fijado inicialmente, por lo que si no negociamos bien o simplemente los intereses suben durante el período de vigencia, nos encontraremos con un importante coste de oportunidad.

¿Qué tratamiento fiscal tienen los depósitos a plazo fijo?
La fiscalidad de estos productos desde el 1 de enero de 2012 es la siguiente:
  • Retención a cuenta del 21% para los primeros 6.000 euros de rentabilidad
  • Retención a cuenta del 25% para una la rentabilidad entre 6.000 y 24.000 euros
  • Retención a cuenta del 27% a para la rentabilidad a partir de 24.000 euros.

¿Cuáles son los mejores depósitos a plazo fijo en la actualidad?
Pulsa aquí para conocer los mejores depósitos a plazo fijo que hay en la actualidad.

Mi opinión acerca de este producto:
Creo que es un tipo de inversión ideal para los más conservadores. Un producto sencillo, claro, fácil de entender y con una rentabilidad. Prefiero totalmente un depósito a plazo fijo con una rentabilidad determinada de antemano y no que dependan de determinadas variables (los llamados depósitos estructurados que dan una rentabilidad si se produce tal caso y que generalmente da como resultado el peor de los escenarios).

Para las personas que sí buscan una rentabilidad superior invirtiendo productos de mñas riesgo, los depósitos constituyen una forma de diversificar una parte de sus ahorros (el % lo determina cada persona según su perfil) en productos de bajo riesgo.

De hecho las entidades en los últimos años prefieren ofrecer otro tipo de productos (pagarés, participaciones preferentes, depósitos estructurados, fondos de inversión) lo que es un síntoma claro de que es un producto interesante para el cliente (no así para la entidad).

lunes, 20 de septiembre de 2010

El ahorro

El ahorro es la diferencia entre el ingreso disponible y el consumo efectuado, por lo que supone vivir en una cierta austeridad aun pudiendo vivir mejor. Igualmente el ahorro es la parte de la renta que no se destina al consumo.

Consiste en hacer que la diferencia entre Ingresos (Sueldos, Ingresos financieros, Otros ingresos) y los consumos (gastos para comida, hipoteca, vestido, etc.) sea lo mayor posible.

Para maximizar esta ecuación podemos tratar de aumentar nuestros ingresos o reducir nuestros consumos. Hay múltiples maneras de gastar menos, sin embargo es más dificil incrementar los ingresos. Ya que en general el principal ingreso corresponde al sueldo y este está negociado y no es fácil cambiar de trabajo, para cobrar más.

Sin embargo, una forma que existe para aumentar los ingresos es rentabilizar el excedente de dinero que hayamos ahorrado.

Teniendo en cuenta que la cultura financiera de los españoles es más bien baja, este blog trata de explicar los instrumentos que tenemos a nuestra disposición para rentabilizar nuestros ahorros y además para cada uno de estos instrumentos indicaremos los mejores que en cada momento se ofrecen en el mercado.

Esperemos que de esta forma algunas personas puedan mejorar su situación financiera.

Un saludo